jueves, 12 de mayo de 2016

En busca de la felicidad

Nuestros actos voluntarios se deben fundamentalmente a la búsqueda de placer inmediato o a un propósito a largo plazo A menudo las acciones que llevan al placer entran en conflicto con nuestros propósito, en ese caso lo más inteligente es no dejarse llevar por el instinto y pensar qué opción nos va a hacer más felices a largo plazo Es imposible mantener sentimientos de placer intenso de forma prolongada, si creemos que esto es la felicidad nunca la encontraremos, sólo nos sentiremos frustrados El placer necesita variedad o dosificarse en el tiempo, si repetimos la misma actividad constantemente dejamos de disfrutarla Todos buscamos el placer por instinto, pero seguir un propósito a menudo cuesta esfuerzo y muchas personas no son conscientes de que influye más que el placer en su felicidad a lo largo del tiempo El sentido de propósito es una necesidad psicológica del ser humano, por tanto debemos tenerlo en cuenta cuando elegimos en qué actividades emplear nuestro tiempo La sensación de satisfacción que nos da seguir un propósito es más constante y duradera que la sensación de placer Algunos individuos sufren muchos altibajos emocionales, esto se debe a su mentalidad: magnifican las emociones negativas, y a sus acciones: falta de propósito