martes, 3 de mayo de 2016

TE CUESTA DORMIR TE PUEDE EL STRES

Hay noches en las que simplemente se vuelve imposible conciliar el sueño. Revisas el reloj unas 10 veces cada media hora, pasan de las dos de la mañana y te tienes que levantar temprano para ir a trabajar. Haces de todo para pegar los ojos, pero el estrés de la vida personal, del trabajo o la cucharadita de café extra, sencillamente no te dejan dormir. ¿Qué puedes hacer en esas horas de insomnio? Además de evitar ciertos alimentos, lo mejor que puedes hacer es no desistir. 1. Imagina un escenario. Procura imaginarte en un lugar que te sea familiar. Una buena forma de hacerlo es comenzar a visualizarte a ti mismo moviéndote por la habitación. Intenta recordar cada detalle de esta sin abrir los ojos. Si resulta demasiado fácil, intenta crear un nuevo espacio en tu mente. Puedes pasar algunos minutos antes del sueño dándole unos retoques a tu mansión imaginaria. 2. Respira. Concéntrate en tu respiración. Intenta, conscientemente, disminuir tu proceso de respiración a un número específico de inhalaciones y exhalaciones, recordando contar cada una de estas. Además de ayudar a enfocar tu mente con el conteo, el proceso hace que te relajes físicamente. Al disminuir los latidos del corazón y forzar la relajación, se hace más fácil caer en el sueño. 3. Consciencia corporal. Una buena técnica de relajación es contraer y soltar los principales músculos del cuerpo. Comienza tensionando los dedos del pie durante algunos segundos para soltarlos lentamente. Después, tensiona los músculos del arco del pie. Pasa a las piernas, los brazos y finalmente al cuello. Este pequeño ejercicio te ayudará a eliminar la tensión del cuerpo y a permanecer más confortable. 4. Haz un plan. Visualiza el comienzo y el final de cómo será tu “día perfecto” de mañana. Imagínate despertando dispuesto al día siguiente y logrando hacer todas las cosas que realmente necesitas hacer. Generalmente, se necesitan por lo menos 15 minutos para planear un día entero – a no ser que seas una persona extremadamente detallista. Esta tarea ayuda a calmar el desvelo, además de prepárate para un mejor día.  5. Visualiza una meta. Tómate un tiempo para pensar en un objetivo o meta que desees alcanzar. Si acostumbras a tener problemas con el dinero o las deudas, gasta algunos minutos meditando sobre cómo ser más próspero. En caso de que estés intentando iniciar una nueva relación, imagina a la pareja ideal. Invierte algún tiempo considerando los detalles. No te imagines únicamente escribiendo un libro, visualiza la copia completa en tus manos. 6. La raíz cuadrada de las ovejas. Contar ovejas es un proceso muy tedioso para ocupar una mente cansada. En lugar de eso, intenta hacer potencias de dos, es decir, comenzando por el número 1, y continuando siempre duplicando el valor: 1, 2, 4, 8, 16… 67’108,864. En algún momento, perderás la cuenta y tendrás que comenzar todo otra vez. Algunos juegos matemáticos pequeños pueden mantener tu mente ocupada, mientras mantienen alejados los pensamientos que te están distrayendo.