lunes, 21 de marzo de 2016

¿Qué dice de ti tu forma de dormir?


Algunos estudios han concluido que dormimos de acuerdo a nuestra personalidad y comportamiento durante nuestro día a día.

Postura fetal:El 41% de la población duerme en postura fetal.
postura más común entre las mujeres,Las personas que duermen en esta posición aprovechan la inconsciencia del sueño para protegerse. Son personas que, durante el día, muestran una gran seguridad, una gran fortaleza de cara a los demás. Pero, en realidad, son muy sensibles y vulnerables. Esa fortaleza que muestran de cara al exterior es sólo un escudo para proteger su exagerada sensibilidad. 

El tronco: Un 15% de la población duerme en esta postura. La persona se recuesta sobre uno de sus lados y deja caer los brazos a lo largo del cuerpo. 
Si duerme en la postura tronco, es recomendable que varies la postura a lo largo de la noche, para facilitar el flujo sanguíneo. 

El nostálgico: Un 13% de la sociedad, duerme en esta postura. El nostálgico consiste en dormir de lado con los brazos extendidos hacia el frente, en ángulo recto con el cuerpo. El carácter del nostálgico es similar al tronco, pero, una cosa les diferencia: la suspicacia y la picardía. Los nostálgicos tienen una visión del mundo mucho más crítica y menos confiada que los troncos. 

Las personas que duermen en esta postura deben variar la posición a lo largo de la noche, ya que esta postura puede provocar problemas cardiovasculares y, con frecuencia, rechinar de dientes. 


El soldado: Sólo un 8% de la población duerme en esta posición. La postura del soldado consiste en dormir sobre la espalda con el cuerpo completamente estirado y los brazos pegados al cuerpo. 

Quienes duerme en esta posición se caracterizan por ser personas tímidas e introvertidas. Nada tienen que ver con las que duermen en la posición del tronco o del nostálgico en lo que a habilidades sociales se refiere. Son personas muy reservadas que huyen del ruido y del tumulto. 

La postura del soldado puede dar lugar a problemas respiratorios y es poco recomendable en el caso de personas obesas. Además, provoca fuertes ronquidos.