martes, 1 de marzo de 2016

Tu estado emocional puede afectar tu apetito.

Nuestro aparto digestivo genera una serie de hormonas entre ella la insulina que hace que tengamos esa sensación de hambre, y una vez hemos comido, que queda saciada nuestra ansias por comida, ESA INFORMACIÓN SE TRASMITE AL CEREBRO EN CONCRETO AL HIPOTÁLAMO.
esa área del cerebro que es la encargada de producir hormonas que controlan nuestra temperatura corporal, el hambre, Los estados de ánimo, el sueño, y la sed.
Por tanto Si EXISTE UNA RELACIÓN ENTRE NUESTRO ESTADO EMOCIONAL Y LO QUE COMEMOS.
Como acabar con la tentación:
Debes mantener a raya las tentaciones, en algunas épocas del año más difícil de realizar, pero quita de tu diccionario la palabra,  control, todo lo que se intenta controlar atrae más, cada vez que piense que no puedes comer aquello más te provocara.
Planifica tus comidas, piensa de antemano lo que vas a comer y lo que no.
Come despacio, si comes lento y masticando bien se saciarán  antes.