viernes, 12 de febrero de 2016

No permitas que la rabia amargue tu vida.



La ira, rabia, enojo o furia son emociones normales  que expresamos cuando nuestro cuerpo siente que está en una situación de alerta o de peligro.  Muchas veces sirve para desahogar la presión que estamos sintiendo. Aunque sean normales estos sentimientos se pueden convertir en nuestro peor enemigo, ya que si estallas al mínimo estímulo acabará minando tu salud y rompiendo la relación que tengas con los demás, debido a que motivados por la ira muchas veces  decimos cosas que no sentimos y terminamos lastimando a los demás.

Tengamos presente  que si nos acostumbramos a liberar la ira terminaremos en actos  violentos y la agresividad se apoderará de nosotros. Movidos por estos sentimientos llegaremos a decir cosas que no creemos del todo o que sería más conveniente callar. También podríamos hacer cosas de las que después nos arrepentiremos o precipitarnos hacia un camino que no conduce hacia donde nosotros realmente queremos dirigirnos.  


Como controlar la ira:


  • 1.       Pensar en las causas y las consecuencias de un episodio de ira. Por ejemplo pensemos que en día lleno de estrés, llegamos a casa gritando a nuestra pareja e hijos,  Agrediéndolos verbalmente. ¿Qué consecuencias nos traería esto? Perderemos el amor  y el respeto de nuestro conyugue  y de nuestros hijos, con el tiempo se alejarán de nosotros.
  • 2.       Aprende a  relajarte: la relajación es una de las mejores formas de prevenir los estallidos de ira y hay diferentes modos de hacerlo. Uno de ellos es la práctica habitual de ejercicio físico, especialmente cuando éste es intenso y se realiza en compañía: ayuda a desterrar de la mente los temas que causan la irritabilidad y después a verlos con otra perspectiva
  • 3.       Evitar situaciones y personas que se sabe pueden resultar irritantes: la mayoría de las personas son conscientes de que hay situaciones, otras personas o una combinación de ambas cosas que les resultan irritantes. Si es así, lo mejor es evitarlas o retirarse a tiempo antes de llegar al enfrentamiento y un arranque de ira.
      
  • 4.       Dedica tiempo al descanso , el agotamiento, físico o mental, favorece las reacciones airadas y los impulsos irracionales, Por eso, es importante hacer breves pausas en el día para relajarse y volver a hacer al trabajo. 

Comparte tus tips dejando tu comentario. 
Gracias.