martes, 16 de febrero de 2016

Pon buena cara a las adversidades.

Tras un hecho traumático, como un atentado, un accidente, la muerte de alguien cercano, la mayoría de la personas se sienten deprimidos. Pero puedes continuar con tu vida, algunas veces sin ayuda de ningún profesional, en otros caso resulta indispensable.
Afronta la situación:
La resiliencia, es la capacidad de sopreponerse a un estimulo o una agresión y volver al punto de partida, o incluso a mejorar.
El primer paso es conocerte a ti misma, debe conocer cuales sin tus habilidades y fortalezas, así estaremos en buen camino.
Segundo paso: no te limites solo a pegar el jarrón roto, si no debe estar consciente de que ya nunca sera igual. El resiliente hará que esa experiencia dolorosa se pueda trasformar en algo útil y hasta bonito
Tercero Paso: Confianza en ti mismo, ser consiente del balance que existe entre la limitaciones y potencialidades de cada uno, aumentará las posibilidades de éxito
Cuarto paso: Ser objetivos, pero con un toque de optimismo, la objetividad te ayuda a tomar conciencia de nuestras posibilidades. Y la parte positiva te ayudara ya que por más dura o oscura que sea tu jornada sabes que al día siguiente seguro será mejor.
Ten presente que el buen humor ayuda a cimentar muchas de las dimensiones de la vida humana.