jueves, 28 de enero de 2016

SOY VÍCTIMA DE ACOSO LABORAL… ¿POR QUÉ A MÍ?

El trabajo nos brinda la oportunidad de desarrollar nuestros talentos, crecer como profesionales, nos da la satisfacción de sentirnos útiles, de hacer aportes para la mejora de algún producto o servicio, honrar compromisos como la propia manutención, la de los hijos, cubrir gastos de alimentación, educación, salud, etc. Una de las bendiciones más grandes es tener trabajo (bien sea en alguna empresa o de manera independiente) pues además nos permite conocer y/o relacionarnos con otras personas, y en algunos casos ¡hasta encontrar pareja! Lo cierto es que el trabajo constituye una actividad muy importante en la vida de los seres humanos.

Si bien los trabajadores han logrado grandes conquistas en cuanto a la mejora de las condiciones donde laboran y se han promulgado leyes que las apoyan; en ocasiones el lugar donde nos ganamos el sustento se convierte a algo parecido a una cámara de tortura, jefes abusadores a quienes se les sube el poder a la cabeza además de poseer personalidad psicopática consideran que pueden tratar de manera irrespetuosa a sus subalternos, lo que les genera malestar psicológico con los signos y síntomas característicos: ansiedad, insomnio, depresión, estrés, pesimismo, entre otros, que en algunos casos requieren intervención psicológica o tratamiento psiquiátrico, y en consecuencia, afectan otros contextos como la relación con los hijos, pareja o amigos.

 
Vale la pena destacar que el acoso también puede generarse por parte de los compañeros de trabajo y un jefe puede ser acosado por sus subalternos cuando éstos no cumplen o atrasan las tareas que se les encomiendan por citar un ejemplo.
A veces, las personas consideran un evento aislado como algún reclamo o discusión como acoso laboral, para determinar si eres objeto de esta situación existen algunos criterios que se exponen a continuación:
* Recibir críticas o burlas por pertenecer a algún grupo étnico, creencias religiosas, clase social, preferencias sexuales, defectos físicos, discapacidad cognitiva.
* Desmejora de las condiciones del trabajo, suspender el acceso a la línea telefónica, mala condiciones de iluminación y/o temperatura cuando el resto de los compañeros se encuentran en condiciones óptimas.
* Otorgar cantidades de trabajo imposible de terminar en el tiempo establecido, sobre todo los viernes por la tarde.
* Negar asistencia a talleres o cursos de mejoramiento personal o profesional cuando el resto sí asiste.
* Poca o ninguna valorización del trabajo bien realizado, no recibir feedback.
* Adjudicar apodos que vayan en contra o laceren la dignidad de las personas.
* Recibir órdenes de manera humillante.
* Otorgar demasiado trabajo (lo que genera sobrecarga mental) o muy poco trabajo (subcarga mental).
* Que la situación sea sostenida en el tiempo.
Llama poderosamente la atención, en el caso de las personas que buscan ayuda psicológica por acoso laboral algunas características en común: son personas inseguras, con heridas en su autoestima, sus figuras parentales (padres y madres) son muy rígidos y exigentes lo que posteriormente les lleva a temer a otras figuras de autoridad, adjudican lo que les ocurre a la suerte (locus de control externo), suelen ser pasivos, pesimistas, etc. Aunque nadie está a salvo de experimentar una situación tan desagradable como esta, es imprescindible señalar que los acosadores saben escoger a sus víctimas (a veces de manera inconsciente).
Si el acoso es selectivo (sólo a alguien en particular y no a todo el grupo) vale la pena considerar cuál es nuestra responsabilidad en ello puesto que, para que esta situación se produzca requiere de la participación de acosador y acosado.
No hay problema que no se pueda solucionar, existen marcos legales que protegen y establecen sanciones a quienes perpetran acoso laboral.
Recuerda, exigir el derecho a un trato respetuoso ante tu jefe o compañeros de trabajo a tiempo, puede evitarte muchas molestias en el futuro. Quien no posee vocación de víctima jamás atraerá al victimario.
Pedro J. Palencia C.
Psicólogo clínico
Twitter: @psicosentir
Instagram: psicosentir
Facebook: psicosentir/facebook.com
www.psicosentir.com