domingo, 24 de enero de 2016

Has oidos sordos al desanimo.



Les quiero contar una parábola que leí hace poco de un grupo de  ranas que  iban en una carrera pero dos de estas cayeron en un hoyo profundo, al verlo sus compañeras se reunieron y comentaron NUNCA van a salir de ese hoyo, por tanto se acercaron al hoyo y les dijeron a estas dos ranas pronto lloverá y el hoyo se llenará de agua y es muy profundo así que obviamente morirán, así que le comenzaron a gritar no salten es inútil para que gastan sus energías paren no salten no lo lograrán, pero una de las ranita que estaba en el hoyo no paraba de saltar y saltar y sus compañeras de gritar deja de saltar es inútil  y le hacían señas  con  las manos que abandonara, la ranita hizo un intento más dio un gran salto y logro salir del hoyo, al estar fuera la ranita dio las gracias por el apoyo que le habían dado extrañados el grupo de rana le dijo: ¿animarte? Allí recordaron que la ranita era sorda, por tanto cuando el grupo de rana  movía los brazos para decir que no saltara ella entendí que la animaban a que lo siguiera intentando, Así que el grupo de rana recapacitó en lo importante de ANIMAR se acercaron al hoyo y comenzaron a animar a la rana que todavía quedaba en el fondo del hoyo, y ella también logro salir.

Nos quedamos con el aprendizaje de esta moraleja HAS OÍDOS SORDOS AL DESANIMO. Ten la cualidad de animar a otros, les gustará disfrutar de tu compañía.