martes, 19 de enero de 2016

Afrodisiacos naturales



El sexo forma parte de la vida de todos los seres humanos, además de placer reporta innumerables beneficios para la salud mental y física.  Sin embargo, en muchas ocasiones, el deseo se ve apagado por  causas comunes como el estrés, la falta de energía, la rutina, entre otros.  Ahí es cuando nos preguntamos qué hacer para encender esa llama nuevamente y seguir disfrutado del placer que nos reporta la sexualidad humana.
No cabe lugar a duda que el mayor afrodisiaco natural es el amor, sin embargo, existen alimentos comunes al alcance de todos que pueden ayudar a potenciar las ganas cuando la libido se encuentra por los suelos.   Está demostrado que mucho de lo que consumimos a diario favorece a  la función de diversos órganos que pueden alterar el deseo sexual. Repasemos los más comunes.

El divino chocolate, aunque ningún estudio exprese claramente su indicación como tal, si deja claro que consumirlo hace que liberemos más endorfinas que mejoran nuestro estado de ánimo y ello ayuda a estar  más relajados  y más dispuestos a tener relaciones sexuales. 

La maca oriunda de los Andes y utilizada en animales para mejorar su fertilidad, fue empezada a consumir por los hombres hace siglos con el mismo fin. Y diversos estudios recientes  han demostrado que aumenta la producción de esperma. Hoy en día es muy común conseguirla en los supermercados por su alto contenido en nutrientes y por su poder como estimulante para la libido.  

Alimentos típicos como el plátano, la miel y el pollo, suministran al cuerpo un alto contenido de vitaminas del grupo B, encimas y minerales que brindan energía al cuerpo, aumentan el flujo sanguíneo durante la excitación y elevan el nivel de testosteronas en los hombres.
Un buen vino tinto, aunque su ingesta no reporte efectos sexuales en sí, en ocasiones es muy importante, porque relaja los nervios y el estrés,  hace más agradable el ambiente y hace que la velada sea más romántica. 

También hay que tener en cuenta que el sexo tiene muchos enemigos comunes como son el uso del tabaco, el abuso del café y alcohol y la comida basura que no aporta vitalidad para vivir y gozar del sexo positivamente.