martes, 12 de enero de 2016

Tengo una nueva pareja. ¿Qué debo hacer con respecto a mis hijos?

Para nadie es un secreto que las separaciones de parejas son más frecuentes y cuando hay hijos, suelen ser éstos últimos los más afectados, bien sea por falta de asesoría o por tomar conductas inadecuadas, que tienen como consecuencia problemas graves en la familia.
En principio, lo más recomendable para iniciar una nueva relación, es que se haya superado la ruptura anterior. Es decir, que no quede nada pendiente en lo legal ni en lo afectivo, con el o la ex, no llevar rabias, odios o resentimientos a la pareja que recién comienza.

Una vez que decidimos rehacer nuestras vidas, lo más importante es ser sinceros con nosotros mismos y con los hijos, e informarles acerca de la intención de incluir a otra persona distinta a papá o mamá. Por lo general, lo que sucede es que al darles la noticia, ya tenían conocimiento o grandes sospechas de la existencia de la nueva pareja.


Errores más frecuentes



-          Pretender que el nuevo compañero sustituya a los padres biológicos y peor aún si se hace por la vía de la imposición. De ser así, logrará que el niño reaccione con la pérdida de su confianza y con lealtad (a veces desmedida) hacia su progenitor. Recuerda que en el amor nada se puede forzar.
-          Competir con la ex-pareja, por parecer más comprensivo, más agradable o permisivo para que los hijos de él o ella nos quieran más a nosotros, de esta manera el ego crece  y nos lleva a decir con total arrogancia que lo hacemos mejor a pesar de ser padrastro o madrastra.
-          Ver en los hijos de tu pareja al ex y descargar sobre las personas equivocadas sentimientos, como rabia o resentimientos. Estar tan pendientes de la pareja anterior y sentir celos por una relación que ya finalizó, deja negativas consecuencias.
-          No tener en claro cuál es el papel que se ejerce y los lugares que ocupa cada quien dentro de la familia reconstituida.
         
            ¿Qué hacer?

             No es fácil entablar una relación con alguien cuando hay hijos por medio, pero tampoco es imposible, para llevar una buena relación se recomienda:

-          Tratar a los hijos de tu pareja actual tal como quisieras que trataran a los tuyos.
-          Los niños de las parejas anteriores tienen prioridad sobre la nueva pareja.
-          Se deben crear espacios de encuentro donde los hijos puedan compartir con el padre o la madre. Así se promueve tranquilidad y se facilita la adaptación a la nueva estructura familiar.

-          La nueva pareja debe respetar los espacios, no sentir celos ni sabotear la intimidad de los encuentros padre/madre-hijo. 


-          Los infantes podrían beneficiarse de la nueva pareja (a veces hasta más que sus padres) cuando hacen valiosos aportes en cuanto a educación, valores, orden, respeto y ejercicio de autoridad, pero solo en lo que le compete.

Por último, si sientes que no puedes con la situación busca ayuda profesional, contar con la asesoría de un psicólogo puede evitarte muchos sinsabore



Pedro J. Palencia C.
Psicólogo clínico
Psicoterapia individual, familiar y de pareja
Twitter: @psicosentir
Instagram: Psicosentir