jueves, 7 de enero de 2016

La alimentación, la salud y la autoestima.



Está demostrado que una alimentación desequilibrada genera infinidad de problemas, tanto fisiológicos como psíquicos. En primer lugar, se muestra la obesidad o extrema delgadez, que terminan desarrollando enfermedades graves. Tal es el caso de la obesidad que tiene muchas posibilidades de desarrollar diabetes, hipertensión, colesterol y una larga lista de enfermedades. Por el otro lado, la Extrema delgadez puede deberse a problemas fisiológicos o bien a un problema mental como la anorexia, la cual es una distorsión mental de nuestra figura, bajando nuestra autoestima y creándonos una serie de complejos que la mayoría de las veces son impuestos por los cánones de belleza actúales.

   Como asesor dietético, he visto muchos problemas psicológicos debido a todo esto, no importa según mi punto de vista que una persona sea delgada u obesa, pero lo que sí importa es que esté sano y se sienta feliz. Pero casi nadie está contento con su cuerpo, usamos mecanismos de defensa como reírnos (siempre se ha dicho los gordos son más felices) pero eso no es del todo cierto, yo pienso que es una forma de justificar nuestra falta de voluntad, por eso creo que una dieta sana y equilibrada es vital para una buena salud mental.

Pero seguir una dieta sana y equilibrada exige tener fuerza de voluntad que se ve afectada por la clase de vida que llevamos, aun así, no es imposible, tenemos que esforzarnos a diario por conseguirlo porque una buena alimentación contribuye a nuestra felicidad y bienestar físico.
       
                                                                                                             
Colaborador
 Jose Antonio Gonzalez Martinez
Asesor dietético.