jueves, 14 de enero de 2016

No se angustien.

Angustiarse se refiere a la reacción natural del hombre ante la pobreza, enfermedades y otros apuros que le acosan en la vida diaria. 
Cuando nos referimos a " no se angustien" es a no tener una preocupación desmedida, al grado de vivir con excesivo temor, que llegue hasta el punto de robarnos la alegría de vivir.


Pero ¿cómo conseguirlo?

Confíe en sí mismo, centrarse en sus preocupaciones no va a hacer que nuestra vida mejore ni la alargará un solo segundo. Además, las cosas siempre resultan no ser siempre tan malas como uno se imaginó. Pregúntese: ¿Para que preocuparnos por anticipado en lo que podría ocurrir mañana, si cada día tiesus propios retne os?  Si vivimos preocupados en lo que podría ocurrir mañana estaríamos perdiendo las cosas de las que hoy podemos disfrutar. Obviamente, hay que vivir con responsabilidad y pensar en el futuro pero no angustiarse por problemas que posiblemente nunca lleguen. Hay que tener un equilibrio.